Viaje a Irlanda (18-24 de enero)

Durante una semana alumnos de 4ESO y Primero de Bachillerato fueron a Waterford, en Irlanda. Aquí va una pequeña muestra de sus placeres y días.


Un buen chocolate caliente, manos arropadas por guantes y el aire frío azotando mejillas describen perfectamente Irlanda, un país que deja a todos con un dulce sabor de boca. 

Normalmente cuando te mencionan “Irlanda” lo primero que piensas es en su capital, Dublín, una ciudad reconocida por ser encantadora, estar repleta de tiendas de souvenirs en cada esquina y por su famosa universidad, la Trinity College, la más antigua del país. Aunque Irlanda no solo es Dublín, también existen otros lugares como Kilkenny, Carlow, Cavan… que también resultan fascinantes.

(Foto del Trinity College)

Pero en este caso vamos a hablar de Waterford, una de estas tantas ciudades.

En primer lugar, Waterford se encuentra en la zona costera de Irlanda y es conocida principalmente por su fábrica de cristales, Waterford Crystal, y por su famoso equipo de Hurling, una mezcla de hockey y fútbol, un deporte muy interesante.

(Foto del Waterford Crystal)

Si recorres las calles de esta maravilla de ciudad, encontrarás sitios tan interesantes como la Reginald’s tower…

(Foto del Reginald’s tower)

Y si vas un punto más allá y decides explorar a fondo estas calles podrás encontrar paisajes como estos…

(Pasillo de los paraguas, Kilkenny)

(Callejón de Waterford)

(Calle de Waterford) 

…Sitios en los que puedes sacarte una buena foto o simplemente observar de cerca su belleza. 

Durante el trayecto en esta ciudad, lo que más han disfrutado los alumnos ha sido estar con la host-family y pasar tiempo con sus amigos y profesores. 

“Hemos aprendido muchas cosas sobre los irlandeses y sus costumbres, que nos han parecido de lo más cautivador en diferencia a España, como por ejemplo que tengan diferentes grifos para el agua caliente y el agua fría, que no haya pasos de cebra, que no te pongan servilletas para cenar, que cenen a las 18:30, las inmensas casas, el cambio de hora, el conducir por la izquierda o el hecho de que muchas familias se mantengan mediante el hospedaje a extranjeros. Para nosotros ha sido una experiencia única y volvería sin duda», señala una de las alumnas. 

Tanto los profesores como los alumnos han mostrado con llantos, gritos y risas su gratitud a Irlanda por los preciosos recuerdos que se llevan consigo.

Paula Pazos Boquete 4A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*