¿A favor o en contra de la enseñanza online?

¿Estás a favor o en contra de la enseñanza online? ¿Echas de menos tus clases con tus compañeros? ¿Disfrutas de no madrugar yde organizarte solo? Vamos a ver dos posturas. Una es un vídeo; la otra, un texto.

Deja tus comentarios si te apetece.

Daniela González 4ºB


ONLINE+PRESENCIAL=ENSEÑANZA

La enseñanza online, también denominada enseñanza virtual o teleaprendizaje, se basa en la utilización de técnicas y de equipos informáticos que permiten la comunicación a distancia por vía electrónica. Es decir, se fundamenta en la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación.

El debate entre las ventajas y desventajas del aprendizaje virtual y presencial  es infinito, pero también es inevitable la necesidad de valorar objetivamente lo que nos aporta cada tipo de enseñanza. 

En España, según datos del Ministerio de Educación, algo más de 122.000 alumnos estudian Bachillerato y Formación Profesional sin ir a clase. Un estudio de la Universidad Internacional de la Rioja, recoge que la formación de grados online ha aumentado un 5% en los últimos años, mientras que en el de másteres el incremento es de un 26%. Desde el año 2000, la educación por internet ha crecido un 900% a nivel mundial y se piensa que seguirá aumentando de manera exponencial.

Mucha gente queda maravillada al oír hablar de las innumerables virtudes que, aparentemente, presenta este tipo de docencia actual y contemporánea pero, ¿seguirían pensando lo mismo si se informaran de los inconvenientes de la misma?

A simple vista es más que apreciable que en el e-learning o enseñanza online recibes todo el material que necesitas a través de la red. Además, la comunicación con el ámbito docente se puede realizar de una forma sencilla y rápida, mandando un simple mensaje. También es un hecho que presenta una disminución de gastos respecto a la enseñanza presencial, puesto que no necesitas invertir en transportes ni comidas externas. Existe una mayor flexibilidad horaria según tu biorritmo y desaparecen las barreras espacio-temporales. Se puede aprender más en menos tiempo, hay un acceso ilimitado al contenido y tiene lugar una personalización del aprendizaje del alumno. Todo ello sin mencionar que te ayuda a aumentar la disciplina y responsabilidad en tus propósitos, ambiciones e incluso obligaciones.

Sin embargo, junto a estas ventajas coexisten una serie de desventajas que pueden aparecer por la ausencia de nociones básicas en el ámbito de la tecnología, o al no disponer de dispositivos en buen estado. Merece destacarse el tema de la socialización. En la educación presencial no hay barreras tecnológicas y el profesor ajusta y adecua ciertos temas a las capacidades del alumnado. En la enseñanza virtual únicamente aparecen contenidos generales sin adaptación a las posibles características específicas que puede presentar un estudiante. Por no comentar que todas las salidas y actividades extraescolares que ofrece un centro académico no son posibles sin formar parte de él. Añadido a todo esto, este tipo de formación exige una dedicación constante, que no todo el mundo está dispuesto a destinarle.

Personalmente, no me puedo poner a favor ni en contra de la enseñanza online porque solamente la estoy cursando de manera esporádica por los acontecimientos que actualmente nos obligan a mantenernos aislados. Efectivamente, gracias a ese tipo de enseñanza no estamos perdiendo días de clase. Lo único que puedo decir es que, hasta el día de hoy, me gusta asistir a mi centro educativo y, tras haber analizado las ventajas y los inconvenientes del teleaprendizaje, quiero continuar con mi cometido en el IES Rayuela de Móstoles.

Adriana Rubiato Marcos 4ºA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*