Vuelta a las aulas en el IES Rayuela

El pasado septiembre comenzaron las clases en el Rayuela de una forma diferente a la habitual. Se han realizado muchos cambios para poder garantizar la seguridad de todos los miembros del centro frente a la covid-19.

Todo el personal y el alumnado del instituto debe llevar una mascarilla puesta, una de recambio y un portamascarillas. Para algunas personas son incómodas y molestas. Aaron Guerra (2º BACH) nos cuenta: “La mascarilla en clase es muy incómoda, cuesta mucho respirar y se concentra el aire caliente en la zona en la que esta se encuentra.” En cambio, para otras no suponen un gran problema, como para Raquel Diácono (3º ESO): “Al principio, sobre todo porque hacía calor, se me hacía más molesto lo de llevar mascarilla, pero ahora ya me he acostumbrado y no se me hace tan incómodo”.

Son muchos los riesgos que se corren cuando tantos alumnos tienen que acudir a un mismo aula, por lo que la Comunidad de Madrid ha optado por reducir el ratio de personas por clase alternando la presencialidad a partir de 3º de ESO. Se ha repartido a los estudiantes en dos subgrupos: una semana unos van lunes, miércoles y viernes, y otros, martes y jueves; y a la semana siguiente, al contrario. Para muchos alumnos esta nueva situación es un obstáculo importante, como para Lucía Iglesias (1º BACH): “La semipresencialidad no me parece adecuada. El Bachillerato es un ciclo importante y creo que deberíamos venir todos los días.” Aunque para otros es una ventaja, como para Kyle Gázquez (4º ESO): “Estoy contento con ella. Creo que es mejor método que el presencial porque me organizo mejor y tengo más tiempo para estudiar.”

No solo los alumnos tienen que acostumbrarse a las nuevas medidas, también los profesores deben adaptarse. Para que las clases sean seguras, hay que manejar con cuidado todo el material, como nos dice Lorena Zafra, profesora de Latín y Cultura Clásica: “Tenemos que estar constantemente pendientes de desinfectar.” Otros tienen más dificultades a la hora de organizarse como Javier Gómez, profesor de Historia: “Lo que más me está costando es coordinar todos los subgrupos de las clases semipresenciales”. 

Debido a la falta de tiempo presencial, los profesores han tenido que reducir el temario que se imparte, y Celia Llanes nos cuenta las dificultades que está teniendo con las clases de Inglés: “Me ha costado mucho sintetizar todo el contenido que tengo que explicar en solo dos o tres días de clase”.

En un año tan poco habitual, el desarrollo de las clases es también inusual, sobre todo en una asignatura como Educación Física. “He tenido que planificar las clases de forma muy distinta a la habitual”, nos dice Ángel Vega, uno de los profesores. En la realización de la actividad física es aún más difícil respetar todas las medidas de seguridad. Elena Jimeno (2º ESO) afirma: “En general todo es muy diferente, pero lo más complicado es tener que guardar todas las distancias en la clase”. Uno de los mayores obstáculos con el que los alumnos se encuentran en esta asignatura es el hecho de tener que llevar la mascarilla puesta. Isabel Peix (1º BACH) nos explica: “Cuesta respirar la mayoría de las veces, y sobre todo en Educación Física. Aunque al fin y al cabo, todo es acostumbrarse”. María Neghina (1º ESO) opina: “Me está resultando muy difícil el no poder hacer muchas actividades por tener que mantener la distancia de seguridad”. Otro punto a tener en cuenta es la cantidad de material que hay que desinfectar después de su uso, tal y como nos cuenta Ángel: “Nos está costando mucho usar tan poco material y utilizarlo con sumo cuidado. Esta situación es un lastre”.

Este inicio de curso no ha sido el que esperábamos, pero lo que está claro es que los profesores y los alumnos del IES Rayuela están haciendo lo posible para afrontarlo.

María Fernández Galiana y Lucía Sierra Carracedo.

1 pensamiento sobre “Vuelta a las aulas en el IES Rayuela

  1. Enhorabuena a todo el consejo de redacción de Diez Pasos, dirigido por Raúl López.

    Esperamos con interés nuevos reportajes, aportaciones académicas y todo tipo de producción cultural en nuestro entorno académico.

    Un saludo afectuoso,

    J. Mª Pallás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*