Vegetarianismo para principiantes

Cada vez más jóvenes dejan de comer carne y pescado, e incluso prescinden de productos provenientes de animales como el huevo o la leche. Esto causa preocupación, sobre todo en los adultos, por la falta de información al respecto.

Iván Velázquez es un chico de diecinueve años que estudia en la universidad. Hace tres años empezó a investigar sobre el maltrato animal; su descubrimiento le llevó a dejar de consumir carne y pescado. “Al principio fue extraño, pero enseguida me habitué porque sabía que estaba haciéndolo por una buena causa”, nos cuenta. Un año y medio más tarde, tras meditarlo mucho, dio el paso hacia el veganismo. Lo consultó incluso con un especialista y fue supervisado por sus padres. “No podíamos evitar sentir un poco de miedo por si estábamos equivocándonos o dejando que le pasara algo a Iván. Luego, hablando con un especialista, nos dimos cuenta de que si lo hacíamos con cuidado no iba a pasar nada malo. Ahora lo vemos muy feliz con su forma de vida”, nos explica su madre.

En España, el 1,4 % de la población es vegetariana, es decir, no come ni carne ni pescado; el 0,8 % es vegana, no comen tampoco nada de procedencia animal; y el 10,8 % se reconoce como flexitariana, comiendo principalmente productos vegetales y haciendo excepciones con carne y pescado.

“Mucha gente piensa que nos alimentamos peor, pero a veces es al revés”, cuenta D.S., una chica de veinticinco años que es vegetariana desde hace tres. Ya está demostrado que se puede dejar de consumir productos animales de una forma saludable, y que el único suplemento que se necesita es de vitamina B12 en el caso de los veganos. Además, no todo el mundo sabe lo que pone en su plato, y el hecho de planificar sus comidas y de preocuparse por ellas les hace ser más sanos. El 90% de los veganos afirma que buscan la información necesaria para llevar una dieta equilibrada.

Una de las razones que anima a las personas a tomar esta decisión es que conlleva grandes beneficios para el planeta. La industria de la carne gasta por cada kilogramo, aproximadamente, 10.000 litros de agua, y además produce gases de efecto invernadero. Si todos los humanos nos volviéramos vegetarianos se podría utilizar el 80% de tierra de pasto para reforestar, por lo que habría menos dióxido de carbono y se reduciría el cambio climático . “Me siento bien sabiendo que estoy haciendo algo por el planeta”, explica S.C., un joven vegano de diecisiete años. 

Sin embargo, muchos no dan el paso. La mayoría. En bastantes ocasiones es debido al sacrificio que hay que hacer, ya que provoca una incomodidad añadida a la hora de hacer la compra y la comida. “Para mí lo más complicado era ir a comer a los restaurantes”, nos cuenta L.F., una chica de veinte años que estuvo siendo vegetariana un año y que luego decidió volver a comer carne. Esto se debe a que muchos restaurantes no están preparados para este nuevo cambio en la mentalidad de la gente y aún faltan menús veganos en muchos de ellos. Sin embargo, en los supermercados hay cada vez más productos vegetales que facilitan las compras, como hamburguesas, albóndigas y salchichas de tofu, seitán o legumbres.

Otro inconveniente que suele arrastrar el vegetarianismo son las tensiones que produce en algunas familias cuando la decisión es llevada a cabo por menores de edad. “Mi padre no me dejaba ser vegano y mi insistencia provocó varias peleas que nos distanciaron un poco. Más tarde ha tenido que aceptarlo”, dice S.C. Como esta situación hay muchas, y esto trae una dificultad adicional que puede detener a personas que están pensando en dejar la carne y el pescado.

A pesar de esto, los científicos afirman que los veganos volverán a comer carne, puesto que se plantea la posibilidad de fabricarla en laboratorios mediante células madre. Estas se extraerían sin causar daños en el animal. Mientras esperamos soluciones como esta, crece el número de jóvenes concienciados de las consecuencias del consumo de productos animales, y la sociedad se va preparando para ello.

María Fernández Galiana B1F

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*